Cavitación: pasos a seguir para que sea efectiva la pérdida de grasa



La cavitación se trata de un sistema revolucionario que comenzó hace cinco años a convertirse en una alternativa eficaz a la liposucción, eso sí, si se aplica correctamente y te lo tomas en serio...

Hoy nos hemos sometido a este tratamiento milagroso contra la grasa localizada. Desde la experiencia te contamos todas las verdades y mentiras. De primeras decirte que sí, que efectivamente funciona, pero ¡ojo!, hay que saber mantenerlo. No te va a servir de nada si tú no pones de tu parte.

Cavitación: ¿Qué es y cómo funciona?


Para empezar te contamos en qué consiste este método quita grasas. Las máquinas de ultracavitación funcionan mediante ultrasonidos. Después de largos años de investigación se ha demostrado que los ultrasonidos en un medio líquido provocan la creación de microburbujas por la oscilación rápida de cambios de presión. Esas burbujitas dentro de nuestro cuerpo presionan las bolas de adipocitos donde se esconden las grasas hasta conseguir romper la membrana celular: de esta forma se libera la grasa que contienen la bolitas de adipocitos.

Éste es el efecto cavitador, quédate con ello: los ultrasonidos simplemente rompen esas bolitas como cuando pinchas un globo lleno de agua. El siguiente paso es expulsar esa grasa que gracias a la cavitación se ha quedado liquida fuera de tu cuerpo: ahí entra en juego tu fuerza de voluntad.

Una vez hemos terminado la cavitación lo primero que vamos a notar es que la zona tratada está mucho más blandita porque recuerda, ahora la grasa se ha vuelto líquida, está buscando la forma de salir de tu cuerpo. A partir de ahora gran parte de esa grasa va a ser metabolizada de forma natural y la vas a expulsar a través de la orina, es por eso que debes de beber mucha agua, como mínimo dos litros al día.
Pero otra parte tendrás que ayudarla a salir. Normalmente en lo correcto después se debe realizar algún tipo de drenaje linfático: por masaje o con presoterapia... (Si no te lo hacen mosquéate, no sería muy profesional por su parte).

Después tendrás que hacer un esfuerzo por hacer ejercicio para deshacerte de esa grasa que ahora se ha quedado líquida en tu cuerpo, utilizar algún tipo de crema reductora y por supuesto, mantener una dieta saludable.

Porque sí, la cavitación es una alternativa a la liposucción, ¡pero no es una liposucción! Reiteramos: no esperes milagros si no pones de tu parte.

Lo ideal es que te hagas la cavitación una vez por semana y que, en la medida de lo posible, sea siempre el mismo día.


2

¿Es verdad que se pierde volumen en la primera sesión de cavitación?


Como dicen por ahí, sí que es cierto que vas a notar una pérdida de volumen desde la primera sesión, depende mucho de la zona y del cuerpo de cada una, pero se suele perder como dos centímetros menos por sesión. Te recomendamos que para demostrar la eficacia por si por un casual te están intentando tomar el pelo, pidas encarecidamente a la persona que te va a hacer el tratamiento que te mida o te midas en la primera y ultima sesión.
Los resultados inmediatos son increíbles, pero los resultados reales y a largo plazo los vas a notar a partir de la quinta sesión y siempre teniendo en cuenta que depende mucho de casa persona.

Y al final cada cuerpo es un mundo... Una vez terminado tu tratamiento te recomendamos un mínimo de cinco sesiones, las hay que pueden haber perdido hasta 4 centímetros reales y las hay que pueden haber llegado hasta los 15 centímetros, casos increíbles, pero que se han dado !!!

Lo común en todas las mujeres es que pierdan más o menos centímetros y consigan una remodelación que hace más bonita la figura, notarás la piel más alisada y verás como la celulitis se disimula enormemente, y en las más suertudas y constantes desaparecerá. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario